César  «ACHAHUANCO» nació en Sicuani, Cuzco Perú, ciudad  enclavada en los andes sudamericanos, otrora capital  del  Imperio de los Incas, cultura que desarrolló  desde  1000  años a.c.  considerada  la  más  importante  del hemisferio occidental .Desde  los  primeros  años  de  su  infancia,  César  “ACHAHUANCO” , mostró su  talento  por  el  dibujo y la pintura,  impregnado  por  la fuerza telúrica del trapecio andino, resultando el más caracterizado en el colegio donde realizó sus primeros estudios.

A los 14 años de edad, se hizo merecedor del primer premio del concurso nacional  de  acuarela,  organizado  por  el  ministerio  de  educación, patrocinado por las municipalidades del país, y auspiciado por la Cia.  de
aviación  AVIANCA.

Empezó exponiendo individualmente a partir de 1970, cuando aún era un adolecente de 15 años .
Posteriormente inició sus estudios de arte, en la Escuela Superior de Bellas Artes  de  Cuzco,  y  en  la  facultad  de  Arquitectura  de  la  Universidad Nacional de “San Antonio de Adad” , además realizó estudios de dibujo y diseño en “Modern School” INC. de Miami USA.

Dentro del desarrollo pictórico de su obra, ésta a atravesado por diferentes escaños de investigación y estudio, en cuanto a la técnica, y a la temática logrando un dominio sutil y pulcro del óleo, acrílico, acuarela, pastel, y otras técnicas mixtas, y en cuando a la temática a mostrado siempre una inmerción absoluta, y un compromiso social y humano con la realidad y la historia de su país.

La crítica especializada, lo ha catalogado como el artista más completo de su generación, por los logros obtenidos en la ejecución de sus cuadros, por el planteamiento prolijo de sus obras, y por las propuestas pictóricas en cuanto al color y forma se refieren.

Luego de una profícua labor en el campo artístico durante las décadas de los  años  70 y 80, es galardonado por la  Municipalidad  Provincial de  Canchis   (Cusco), y posteriormente  decide  viajar  a  Europa,  para  exponer  su  obra en  galerías  de  Londres (Inglaterra),  Paris (Francia), Ginebra (Suiza), Amsterdam (Holanda),  Bruselas (Bélgica),  Barcelona (España),  entre  otros, durante  los  años  2000 y 2007,  periplos  de  los  que  a  obtenido  merecidos elogios, y la invitación al país asiático de la China, por el Museo “Yanghuang” de Pekín, donde en la “Catedral del Arte pekines” expone su obra.

==========================================================

  EL LLAMADO SUTIL DE CESAR ACHAHUANCO

La  pintura de  César Achahuanco, a primera  vista, se inscribe una tradición costumbrista: heredero de los pintores indigenistas de la Escuela Sabogal, a comienzos del siglo XX , son notorios sus   temas inspirados en motivos peruanos.
Sus  nostálgicos  paisaje andinos, flores y animales de la rica fauna serrana lo demuestran cabalmente. Son auquénidos de cuellos largos estilizados, colibríes agitados en revoloteos, plañideras cantutas en pletórica floración que contrastan  con los ocasos nostálgicos del lago Titicaca…
Su  paleta  cromática  de  colores  intensos  se  apoya, principalmente, en  una  gama  de  colores  primarios y complementarios, transmitiendo  al espectador  una  fuerza expresionista y, ciertamente, cargada de vitalidad. Pero más poderosas  se hacen estas  sensaciones  vibratorias con sus interesantes  interpretaciones de monumentos arqueológicos como el Intiwatana, ese enigmático reloj solar en las alturas de Machupicchu que «ataba» al que superpone ingeniosamente la figura  estilizada del ave colosal del desierto  de Nasca en  verdes y azules casi acuáticos. O su crepuscular visión del Lanzón  de Chavín, con  sus  feroces  colmillos y rasgos de cóndor sanguinario, impregnados de luces verdosas, azuladas  y anaranjadas  que contribuyen  al dramatismo de la imagen.
Su dominio de la acuarela, por otra parte es virtuoso. No por algo luce en su currículo diversos galardones por ésta sutil técnica, en la que las transparencias son ligeras i etéreas… aunque el artísta parece realizarse en sus óleos y acrílicos de mayores dimenciones.
En suma, se trata de un pintor figurativo conectado con las raíces  telúricas del Perú, en plena  transición  hacia  una temática surrealista en la que le auguramos grandes logros.
No debemos olvidar que Achahuanco, al igual que el nieto de la peruana  Flora Tristán, nada menos que  Paúl Gauguín que dejó su bien remunerado cargo de corredor de bolsa, por los pinceles  también re-encuentra su vocación de artista ya en la madurez, luego de trabajar largos años como  contador en una empresa bancaria….Estas vocaciones que todos lo dejan al llamado del Arte no sólo son auténticas, sino que exigen coraje  y  valentía, por lo  que  César augusto Pardo Aedo «Achahuanco»  merece ciertamente todo nuestro apoyo.

Jacques I. Bartra.
Cónsul General del Perú en Ginebra.
Setiembre 2003
==========================================================
César Pardo Aedo  «Achahuanco», en su propósito de individualizar su trabajo, muestra 3 facetas: Llanura en el  primer plano,   i la superficie inmediata, opresivamente oscuro en ciertos ambientes, y nubosidades, sin embargo, un sentimiento reprimido que cuando logre liberarse, podría cambiarlo en un francotirador escondido detrás de un parapeto del arte, no aislado e indiferente, sino que busca incesantemente, ya que muestra algunas rupturas intencionales buscando un equilibrio, y singular cromatismo.

José Ruiz Rosas
Poeta Mayor (Arequipa)
==========================================================
Al estar formado como Arquitecto, César refleja  una técnica prolija,  y correcta donde nos ofrece un mensaje bajo la mirada especial de un artista, ofreciendo trabajos que manifiestan  un dominio sutil del color,  es la sobriedad trabajada que sirve como soporte para mostrarnos el dominio absoluto en sus oníricas perspectivas paisajistas, y eximio dibujante que es él.

Noel Lama
2V’S Gallery Director.  (Lima)
==========================================================

Los motivos del trabajo pictórico de César Pardo Aedo «Achahuanco»  muestran un trabajo que ofrece con precaución, propuestas  con la inspiración telúrica de los andes, al margen de lo emocional, su  paleta de pintor  sabe cómo atrapar el secreto ancestral de nuestra raza.
Sus óleos,  de empaste suave nos muestran su experiencia que transmite con nobleza ,y sinceridad el misterio,  que sacude el mundo mágico andino, y sus acuarelas etéreas y transparentes iluminan el alma del espectador.

Luis Nieto Miranda
Poeta.